SIPYME

6 señales que indican que estás haciendo un buen trabajo

Desde la más tierna infancia, se nos evalúa. Nuestros profesores nos explicaban claramente lo que hacíamos bien y lo que teníamos que mejorar. Nuestras notas estaban por encima o por debajo de la media. Recibíamos felicitaciones, halagos, ánimos o advertencias que nos daban una idea de nuestro desempeño. Pero todo eso cambia al llegar al mundo profesional. De la noche a la mañana, dejamos de recibir comentarios y nadie nos pone nota, no sabemos dónde nos situamos con respecto a la media y perdemos los puntos de referencia.

El problema es que nuestra necesidad de reconocimiento permanece intacta. Todavía necesitamos la aprobación de un tercero para tranquilizarnos. Nos preguntamos si estamos haciendo un buen trabajo, si no somos demasiado lentos, o si están satisfechos con nuestro rendimiento, pero a menudo estas preguntas quedan sin respuesta. Y en teletrabajo es aún peor, ya que no tenemos esas conversaciones informales ni compartimos la hora de la comida con nuestro mánager, sino que estamos a solas con el ordenador. Sin embargo, si prestamos atención, podemos encontrar claves para saber si estamos (o no) haciendo un buen trabajo. Para que no te quepa ninguna duda, aquí tienes 12 señales infalibles para autoevaluar tu desempeño en el trabajo.

Todos necesitamos reconocimiento

“Necesitamos reconocimiento, y no solo en el trabajo, ya que forma parte de las necesidades fundamentales del ser humano”, explica Nathalie Martin, coach personal. En principio, el entorno profesional ofrece a los responsables diferentes formas de demostrar que aprecian el trabajo de sus colaboradores, ya sea “mediante palabras, regalos, una prima, o incluso compartiendo tiempo en equipo”, detalla la coach.

Sin embargo, a veces el mánager no hace ninguna de estas cosas o si las hace no son suficientes. El teletrabajo y el distanciamiento social hacen que todo sea aún más complicado. Así pues, acabamos desarrollando una especie de carencia, una sensación de que no se valora nuestro trabajo. Según la coach, “es necesario ir más allá de la relación jefe-empleado. Lo importante es que te preguntes si la situación te está perjudicando, ya que no todos tenemos la misma necesidad de reconocimiento, pero realmente si crees que tu mánager no satisface esa necesidad, intenta llenar este vacío por ti mismo”.

Las señales de reconocimiento implícito a tu trabajo

Ahora que hemos analizado las diferentes características de un “buen” empleado, veamos el otro lado de la moneda para identificar las muestras implícitas de reconocimiento en el trabajo. Tanto en la oficina con tus compañeros como en el teletrabajo, el reconocimiento está ahí, incluso si es sutil y casi no se deja ver.

Cumples con tus compromisos (y todos lo saben)

¿Has notado que tu mánager te confía tareas con los ojos cerrados? Nadie te cuestiona ni te pregunta si estás seguro de que podrás terminar el proyecto o si respetarás los plazos. ¿Por qué? Simplemente porque saben que pueden contar contigo. Si te comprometes y dices que harás algo, todos saben que eres fiable y puntual. En otras palabras, eres una apuesta segura, un compañero digno de confianza. Tus acciones responden a tus palabras, así que asegúrate de continuar con esta actitud, ya que es un indicador que te convierte en un empleado indispensable.

Te piden a menudo tu opinión (y escuchan lo que tienes que decir)

¿A quién consulta el mánager durante una reunión cuando hay que tomar una decisión estratégica? A ti. ¿A quién acude cuando necesita una opinión sobre un proyecto importante? A ti. ¿A quién convoca urgentemente cuando surge una crisis? Una vez más, ¡a ti! Si te escuchan con atención cuando das tu opinión sobre un tema es porque consideran que tu análisis es importante. Esto significa que tus compañeros y tu mánager valoran tu juicio y tus ideas. Es decir, te valoran a ti. Por ello, cada vez que sientas inseguridad respecto a si estás haciendo un buen trabajo, piensa que si no fueras un empleado de calidad no te tendrían en cuenta.

Te piden ayuda con frecuencia

A menudo actúas como “salvavidas”, ya sea para tu mánager o tus compañeros. Eres la persona a la que llaman si necesitan una opinión, un consejo, o incluso para reemplazar al jefe en una reunión con un cliente. También recurren a ti cuando se trata de representar a la empresa o negociar con un socio delicado. Además, es a ti a quien dirigen las llamadas y correos cuando tu superior está de vacaciones. Todas estas son señales de confianza en tu capacidad para encargarte del trabajo y, aunque no siempre parezca evidente, demuestran que se te valora en la empresa.

Asumes cada vez más responsabilidades

Cuando llegaste a la compañía tus tareas se limitaban a lo que figuraba escrito en la oferta de empleo. Pero desde hace algún tiempo, las cosas han evolucionado. Sí, como lo lees: “evolucionado” porque has pasado de un estado a otro, has progresado. Has mejorado y, hoy en día, te consideran digno de asumir más responsabilidades. Puedes interpretarlo como una sobrecarga de trabajo o darte cuenta de que los mánagers tienden a delegar tareas en sus empleados más talentosos. ¿Qué decides?

Te ves obligado a solicitar feedback

Siempre es lo mismo. Entregas un proyecto importante a tu jefe y después, no tienes más noticias al respecto, solo un silencio absoluto. No se habla más sobre el tema y la actividad de la empresa sigue su curso natural. Pero tú no dejas de darle vueltas a la cabeza: “No le gustó”, “no está satisfecho con el proyecto”, “tendré que hacerlo todo de nuevo”… En fin, solo se te ocurren pensamientos negativos que te hacen daño. Y cuando milagrosamente logras cruzarte con tu superior entre dos videoconferencias y le preguntas qué opinó del proyecto en cuestión, te mira con severidad antes de hacer memoria y responder: “¡Ah! Sí, todo muy bien”. Tanta preocupación por nada.

En la mente de tu jefe, eres un buen empleado, pues ¿qué necesidad hay de hacerte cumplidos, cuando hay tantas otras cosas por hacer? Probablemente así es como tu jefe ve la situación. En resumen, a tu superior le parece evidente que tú sabes que él sabe que haces un buen trabajo, o es que está tan acostumbrado a que hagas un trabajo de calidad que se le olvida hacértelo saber. Adoptar este punto de vista quizás te ayude a sentirte mejor y a darte una dosis adicional de confianza.

Tu mánager presta atención a detalles insignificantes

Este es el caso opuesto al anterior. ¿Querías feedback? ¡Pues vaya que lo vas a recibir! Una coma por aquí, una errata por acá, un acento por allá… Recibes tu informe lleno de correcciones en rojo y piensas que has hecho un mal trabajo. Pero nada de eso, simplemente significa que tu mánager y tú tenéis una buena relación. Así lo afirma Suzanne Bates, presidente ejecutiva de la consultoría de liderazgo Bates Communications, en una entrevista con la página web de noticias Business Insider: “Un jefe que te ve como un empleado prometedor puede hacerte muchos comentarios que no necesariamente serán positivos. Algunos pueden ser el resultado de una gran admiración, pues te considera capaz de encajarlo y asumir responsabilidad”. Así pues, aunque no lo parezca, es una buena señal si tu mánager le busca las cuatro patas al gato.

A fin de cuentas, todas las señales que hemos analizado deberían ayudarte a tener más confianza en ti mismo. Tanto si tu mánager satisface tu necesidad de reconocimiento laboral como si no, toma la iniciativa. “Evalúate con regularidad”, recomienda Nathalie Martin. “Toma nota de lo que has hecho bien, de lo que podrías corregir, y celebra cada victoria, por pequeña que sea”. Ponte una buena nota, como lo hacían tus profesores en la escuela. Y si eres de los que teletrabajan, esfuérzate aún más: todos los días, haz un resumen de lo que has hecho bien y felicítate por ello. Para recompensarte, tómate un momento de relajación y bienestar. Por último, si a pesar de todo realmente necesitas conocer la opinión de tu jefe, simplemente debes “encontrar el momento adecuado y expresarle este deseo”, concluye la coach.

Fuente: Welcome to the jungle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba